Innovación

«i con mis ojos oigo hablar los muertos,»
Texto autógrafo de Quevedo, con una versión temprana del verso «y escucho con mis ojos a los muertos».

El Diccionario define así «innovar»:

«1. tr. Mudar o alterar algo, introduciendo novedades».

Así pues, la «Innovación» que da nombre a esta sección de la web no es sino el área donde se mostrará que lo que conocemos se puede presentar de formas nuevas, aunque manteniendo los vínculos con las esencias que nos son más familiares.

1. Innovación – Fototeca literaria digital

Un buen ejemplo de esto será la «Fonoteca literaria digital», donde se podrá escuchar ─en vez de leer─, a autores y textos.

En el principio fue el habla, la palabra hablada. Más tarde los escribas inventaron la lectura, encontraron la forma de codificar el habla y así nació la escritura, es decir, la palabra escrita. Habla y escritura viajan juntas a lo largo de la etapa más reciente que, desde la llegada de aquella, podemos ya llamar Historia. A veces, en vez de alineadas, corretean una detrás de la otra: las cartas manuscritas dieron paso a las charlas telefónicas, que fueron a su vez desbancadas no hace tanto por el correo electrónico y el chateo digital. Los sucesores de Homero fijaron los poemas por escrito. Cervantes escribió:

Que trata de lo que verá el que lo leyere o lo oirá el que lo escuchare leer

Hoy vuelve el habla: dictamos y los audios de convierten en textos que viajan rápidamente hacia su destinatario, que los lee o los puede también escuchar, como escucha los «podcast» de los programas de radio en diferido o los audiolibros leídos por intérpretes profesionales o incluso mediante la voz del propio autor. Leer con los oídos y, todavía mejor, su espéculo:

vivo en conversación con los difuntos
y escucho con mis ojos a los muertos.

Aunque en un borrador autógrafo que se nos ha conservado, Quevedo escribió originalmente «y con mis ojos oigo hablar los muertos», como se muestra en la imagen que encabeza esta página. Aquí, el maestro innova, aunque sigue una idea antigua, ya propuesta por los clásicos, como explicó Darío Villanueva su estudio sobre la poética de la lectura en Quevedo (1995).

Ver y oír se cogen de la mano: ¿cómo cambia nuestra percepción de un texto si en vez de leerlo los escuchamos? Eso es lo que vamos a comprobar en esta sección, en la que recopilaremos los audios y recitados que han ido apareciendo en nuestra revista «Letra 15» pero también ofreceremos otros recursos digitales de acceso público, como las voces propias de nuestros autores de la Edad de Plata, que difunde la Biblioteca Digital Hispánica (BDH). En un contexto de sobreinformación lo más valioso es el consejo, la recomendación, el truco, el atajo, la fuente fiable, confiable, que permite bracear en el oleaje digital sin hundirse.

Juan Ramón Jiménez lee en 1931 sus poemas «Partida: Pureza del mar« y «Gusto: Belleza consciente». BDH.

Pedro Salinas, «Fe mía», recitado por Enrique Ortiz.  Letra 15, n.º 11.

Jacomo Leopardi, «El infinito», con traducción y recitado de Luis Cañizal. Letra 15, n.º 8.

Jesús Hilario Tundidor, «Noviembre», «Caminos de Ávila», «Hálito» y otros poemas, recitados por el autor (1935-2021), pertenecientes al álbum Viento de octubre.

2. Innovación – Recursos digitales

Otra subsección que entendemos de interés versará sobre recursos digitales que se encuentren a mano, y que puedan ser de utilidad para el profesor, el investigador o la comunidad educativa en su conjunto.

En homenaje al centenario de Alfonso X, comenzaremos con una introducción a los Recursos digitales para leer al Rey Sabio

El día del 800 cumpleaños de Alfonso X, 23 de noviembre de 2021, Patrimonio Nacional dio acceso público en línea a los facsímiles digitales de siete códices alfonsíes en la Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial (RBME digital):  

La interfaz digital permite por primera vez disfrutar de las extraordinarias miniaturas de las Cantigas ─solo el Códice Rico tiene 1255 viñetas─, con los textos de cabecera que las explican y los versos de las propias canciones, con sus partituras.

Estos facsímiles digitales en acceso abierto se añaden a otros, como los códices de las Cantigas de Santa María que custodian la Biblioteca Digital Hispánica (To) o la Biblioteca de Florencia (F) y que completan a los dos antes mencionados, formando los cuatro uno de los conjuntos más deslumbrantes de la cultura universal.

Escribano componiendo una cantiga. CSM307-F79.

Simultáneamente, diversos organismos como la Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial y la Biblioteca Nacional inauguraron exposiciones con algunos códices originales en pergamino, eso sí, tras vitrinas protectoras y abiertos en canal en una foliación concreta que no permite la visión del resto, salvo en el momento extraordinario del montaje.

El director de la Real Biblioteca muestra el original del Códice Rico a la directora de Patrimonio Nacional.

Deja un comentario