Club digital de lectura

Coordinan Pedro Hilario y Casilda Iriarte.


Leer no siempre ha sido un gesto íntimo y solitario, aunque en los últimos cien años así lo hayamos entendido. En el pasado, leer en grupo o en voz alta, para un colectivo más o menos amplio, era algo bastante usual. Quizá esto fuese la semilla de lo que hoy conocemos como un club de lectura. En bibliotecas, colegios, cafés, librerías o centros penitenciarios, grupos muy heterogéneos se reúnen de manera periódica, cautivados por el maravilloso placer de la lectura, para compartir sus ideas y emociones en torno a una obra literaria.

Cabría pensar que para crear un club de lectura sólo son necesarias dos cosas: libros y lectores. Pero no son suficientes. Desde la extensión del libro elegido hasta la frecuencia de las reuniones, pasando por el espacio donde tendrá lugar o el perfil del moderador y de los participantes, cada factor influirá de manera determinante para que un club de lectura resulte un completo éxito o se quede en un catálogo de buenas intenciones.

¿CANSADO DE BUSCAR EL TIEMPO QUE HAS PERDIDO CON PROUST? ¿Desearías que La insoportable levedad del ser te resultara mucho más leve y algo menos insoportable? ¿La Divina comedia es tu infierno particular y Moby Dick tu ballena blanca personal? ¿Te gustaría dominar clásicos como el Bhagavad GitaMadame Bovary o… mmm… Crepúsculo? No busques más. Descubre y redescubre cien obras imprescindibles de la literatura universal que van desde clásicos como el Quijote o Jane Eyre, hasta favoritos contemporáneos, como El cuento de la criada o Los Juegos del Hambre; y descubre por qué has de leerlos .
El club estará abierto a los docentes, pero pueden suscribirse a él cuantas más personas participen más rica será nuestra galería de lecturas y actividades.

Mapas para lectores inquietos

A lo largo de las diferentes sesiones que conformen este club de lectura, iremos configurando diferentes mapas de lectura siguiendo, por un lado, la propuesta de itinerario formativo realizada por la llamada Carte de tendre; y por otro, la técnica de las llamadas constelaciones literarias, generadas por el grupo Guadarrama, y la metodología de los paisajes de aprendizaje.
La Carte du Tendre (Mapa de Ternura), creada en la Francia del S. XVII, es una topografía imaginaria, inspirada por la novela Clélie, Histoire Romaine de Madeleine de Scudérie, una especie de mapa alegórico en el que se señala un itinerario formado por las distintas etapas que definen la vida amorosa. (leer más…)

La crítica literaria, que de manera natural se relaciona con la retórica, la poética y en general la teoría literaria, consiste propiamente en el ejercicio de análisis y valoración razonada de la literatura o de una o varias obras literarias. En esta sección crearemos topografías critico-literarias para viajar por los diferentes géneros a la búsqueda del gusto por la literatura perdido.

En cuanto a las llamadas constelaciones literarias, propuestas por el grupo Guadarrama, se trata de itinerarios de lectura en las que conectan obras literarias entre sí y con otras obras artísticas (plásticas, musicales, cinematográficas…) con el fin de obtener una lectura más autónoma, culta y comprometida, planteada desde una perspectiva crítica. (Leer más…)


Por último, la metodología de los paisajes de aprendizaje nos permitirá generar, a partir de las anteriores propuestas, diferentes espacios simbólicos dentro de los que se conectarán propuestas de reflexión y acceso a los contenidos y temas de los libros trabajados. (Leer más)

Club de lectura (I): lecturas para la igualdad

Lectura para mayo

Lectura para junio

Lectura para julio


II. Audiolibros elaborados en el Club de lectura

Es cierto que de un tiempo a esta parte en el mundo editorial se oye hablar de nuevo del audiolibro, pero se hace más desde una perspectiva empresarial, económica que desde su valor como forma de acceso a la literatura. Nosotros queremos hacerlo desde una perspectiva distinta, la del libro escrito como artefacto auditivo. La lectura y la escucha son dos formas de acceso al contenido literario, cada una con sus peculiaridades y sus beneficios, pero ambas surgen de la misma necesidad, la de asignar voz al texto con el fin de rescatar las ideas que oculta y dotarlo de sentido.

Hacer de mediadores fónicos, como dice Francisco Javier Cantero, no nos lleva a desvirtuar la obra, sino a darle una vida diferente. Valorar el libro desde la perspectiva renovada de este intermediario supone aceptar que el texto es un artefacto auditivo, pero que, a diferencia del discurso oral, es un lector quien nos permitirá acceder a su contenido. De este modo, como el interprete que nos hace llegar a la música que se esconde en un partitura, nuestro lectores, nuestros mediadores fónicos nos ofrecerán su versión de la obra escrita. Se convertirán en las pasarelas que unan la obra, que espera ser leída, y el oyente., que desea conocerla. Cada uno decodificará la melodía que el escrito lleva en sí, y dotará a los elementos gráficos, que el autor nos entrega, de significados a través de su lectura.

No se trata de desbancar al libro de papel, sino de complementarlo. Hoy en día existen libros interactivos con audio e imágenes, apps, productos transmedia…, y por más que amemos el libro en papel, no podemos obviar su presencia ni el modo en que están ayudando también a que nuevos lectores accedan y amen la literatura.

Paseen y escuchen…, perdón, lean.

Los clásicos

Los actuales

Los LIJ


III. Libros que hablan de libros…y otras cosas

Como complemento también al Club de lectura, pediremos a los participantes en cada sesión que nos hablen de aquellas obras que conocen y que pueden ayudar a que la vivencia de la lectura sea más intensa y motivante. Libros que hablan sobre libros, libros que allanan caminos, que rompen moldes, que derriban muros, que nos acercan las obras y sus autores de modos diferentes.